Diagnosis http://www.revistadiagnosis.org.ar/index.php/diagnosis <p><img src="/public/site/images/fp24957936/Portada_Diagnosis_Web_(1).jpg"></p> <p><em>Diagnosis</em> es una revista argentina, editada en Buenos Aires, Argentina, por la Fundación PROSAM dedicada al&nbsp;área de la Salud Mental.</p> <p>Editada desde el año 2004 e indizada en el acopio bibliográfico del Catálogo Latindex y del portal español Dialnet, <em>Diagnosis</em> ha tenido hasta la fecha una aparición ininterrumpida. Desde el año 2013 se edita dos veces por año los meses de julio y noviembre. Este número incluye la 1° publicación online del primer semestre del año 2020.</p> <p>&nbsp;&nbsp;&nbsp;</p> Fundación Prosam es-ES Diagnosis 1668-5474 Quejas Cognitivas: ¿Otra manifestación de Ansiedad y Depresión? (1) http://www.revistadiagnosis.org.ar/index.php/diagnosis/article/view/259 <p style="text-align: justify;"><span style="font-weight: 400;">Muchos pacientes consultan a neurólogos, psiquiatras y psicólogos, por fallas cognitivas que pueden afectar sus actividades diarias. Asimismo, suelen referir alteraciones en su estado de ánimo y sintomatología relacionada con la ansiedad. Algunas de estas consultas quedan desestimadas, en otros casos los pacientes son derivados a evaluaciones neurocognitivas. Objetivo: determinar relaciones entre variables psicoafectivas (ansiedad y depresión) y variables neurocognitivas, en pacientes con quejas cognitivas subjetivas y que refieren síntomas psicoafectivos. Tipo de investigación: descriptivo exploratorio. Se evaluaron 50</span> <span style="font-weight: 400;">pacientes, de una obra social, edad: 50.58±13.74 años, escolaridad 11.57±. Se utilizó: entrevista, batería neuropsicológica completa, Inventario de Ansiedad Estado-Rasgo, Inventario para la Valoración de la Depresión (Beck). Se encontró: alta incidencia de ansiedad y depresión; las alteraciones cognitivas relevadas fueron mínimas. El presente trabajo permite dar cuenta que la ansiedad y depresión son variables relevantes en este grupo, y que la singularidad del paciente se manifiesta en las quejas cognitivas y en la sintomatología presentada.</span></p> <p style="text-align: justify;"><strong>Palabras Clave:</strong><span style="font-weight: 400;"> Quejas Cognitivas- – Ansiedad – Depresión – Alteraciones Mnésicas – Estrés&nbsp;</span></p> <p>Fecha de recepción: 27/4/20</p> <p>Fecha de aceptación: 10/6/20</p> <p style="text-align: justify;">&nbsp;</p> <p style="text-align: justify;"><strong>Introducción</strong></p> <p style="text-align: justify;"><span style="font-weight: 400;">La ansiedad y la depresión han sido relacionadas con el estrés crónico. Además, se ha relacionado al estrés con numerosas manifestaciones somáticas y también con disfunciones cognitivas (</span><a href="https://www.sciencedirect.com/science/article/abs/pii/S0306452216001937#!"><span style="font-weight: 400;">Mychasiuk, Muhammad y Kolb, 2016; </span></a><span style="font-weight: 400;">Márquez, 2004).</span></p> <p style="text-align: justify;"><span style="font-weight: 400;">En la actualidad, son muchos los avances en el estudio de los mecanismos biológicos que subyacen a la ansiedad. Las respuestas ansiosas, involucran numerosas manifestaciones y posiblemente cumplan en un primer momento una función adaptativa. Estas respuestas ansiosas pueden llegar, incluso, a producir sensación de pánico o terror, y a generar cuadros psicopatológicos de mucha repercusión clínica (trastornos de ansiedad) (Langarita-Llorente y Gracia-García, 2019).</span></p> <p style="text-align: justify;"><span style="font-weight: 400;">La ansiedad tiene componentes cognitivos y comportamentales. Sus bases neurobiológicas involucran redes funcionales muy amplias que incluyen estructuras corticales y subcorticales. En situaciones de estrés crónico, estos procesos devienen disfuncionales, haciéndose evidente dicha disfunción, por los síntomas cognitivos, emocionales, motores y autonómicos que presentan las personas (Pacheco-Unguetti, Lupiáñez-Castillo y Acosta, 2008; Molina-Rodríguez, Pellicer-Porcar, Mirete-Fructuoso y Martínez-Amorós, 2016).</span></p> <p style="text-align: justify;"><span style="font-weight: 400;">Asimismo, numerosas investigaciones han probado la relación entre el estrés crónico, depresión y rendimiento mnésico, involucrando diferentes estructuras tanto córtico como subcorticales (Bazán, </span><span style="font-weight: 400;">&nbsp;</span><em><span style="font-weight: 400;">et al.</span></em><span style="font-weight: 400;">, 2018; </span><a href="https://www.neurologia.com/autor/39349/p-montejo"><span style="font-weight: 400;">Montejo</span></a><span style="font-weight: 400;">,&nbsp;</span><em><span style="font-weight: 400;">et al.</span></em><span style="font-weight: 400;">, 2019).</span></p> <p style="text-align: justify;"><span style="font-weight: 400;">Por otra parte, muchos pacientes consultan a diferentes especialistas por olvidos que afectan sus actividades diarias, como así también por fallas de atención y concentración. También, suelen referir alteraciones en su estado de </span><span style="font-weight: 400;">ánimo y sintomatología relacionada con la ansiedad y la depresión. Algunas de estas consultas quedan desestimadas, en otros casos los pacientes son derivados a evaluaciones neurocognitivas y/o a estudios complementarios (Garcia-Ptacek, Eriksdotter, Jelic, Porta-Etessam, Kåreholt, Manzano Palomo, 2016, ; Pedrero-Pérez y Ruiz-Sánchez de León, 2013; Ruiz-Sánchez de León, Llanero-Luque, Lozoya-Delgado, Fernández-Blázque y Pedrero-Pérez, 2010).</span></p> <p style="text-align: justify;"><strong>Objetivo</strong></p> <p style="text-align: justify;"><span style="font-weight: 400;">Determinar relaciones entre las variables psicoafectivas (ansiedad y depresión) y las variables neurocognitivas, en pacientes con quejas cognitivas subjetivas y que refieren síntomas psicoafectivos.&nbsp;</span></p> <p style="text-align: justify;"><strong>Metodología</strong></p> <p style="text-align: justify;"><span style="font-weight: 400;">El tipo de investigación que se realizó fue de carácter</span> <span style="font-weight: 400;">descriptivo y correlacional. El diseño metodológico elegido, corresponde a un diseño de caso único. El tipo de estudio realizado fue transversal.</span></p> <p style="text-align: justify;"><span style="font-weight: 400;"><strong>Sujetos</strong>: 50 pacientes (41 mujeres; 9 hombres) derivados por neurólogos, psiquiatras o psicólogos de una Obra Social, para la realización de una evaluación neuropsicológica por presentar síntomas cognitivos y psicoafectivos. Fueron criterios de exclusión: enfermedades neurológicas y psiquiátricas, abuso de sustancias y/o alcohol y uso de psicofármacos. La selección de sujetos fue intencional, constituyeron el caso único estudiado,<strong>&nbsp;</strong></span><span style="font-weight: 400;">y cada persona estudiada fue considerada como unidad de análisis. En tanto es un diseño de caso único no se requirió estudio control (Roussos, 2007).</span></p> <ul style="text-align: justify;"> <li class="show" style="font-weight: 400;"><strong>Batería Empleada:</strong><span style="font-weight: 400;"> 1- </span><em><span style="font-weight: 400;">Entrevistas Semidirigidas</span></em><span style="font-weight: 400;">; 2- </span><em><span style="font-weight: 400;">Inventario de Ansiedad Estado y Rasgo (Stai)</span></em><span style="font-weight: 400;">, Spielberg, Ch. (1983), adaptado por Leboivich de Figueroa, 1991 (Leibovich de Figueroa, 1991); 3- </span><em><span style="font-weight: 400;">Inventario para la Valoración de la Depresión abreviado Beck (BDI)</span></em><span style="font-weight: 400;"> ,(Beck y Ward,&nbsp; 1961); 4-</span><em><span style="font-weight: 400;">Test de Aprendizaje Auditivo Verbal de Rey</span></em><span style="font-weight: 400;"> (Lezak, 1983), para evaluar Memoria Episódica Verbal; 5- </span><em><span style="font-weight: 400;">Test Figura Compleja de Rey</span></em><span style="font-weight: 400;"> (Lezak, 1983), para evaluar Capacidad Visoconstructiva y Memoria Visual (Rey, 1997); 6- </span><em><span style="font-weight: 400;">Test del Trazo (TMT A y B)</span></em><span style="font-weight: 400;"> (Partington y Leiter, 1949), para evaluar&nbsp; Rastreo Visual y Flexibilización Mental; 7- </span><em><span style="font-weight: 400;">Test de Vocabulario de Boston,</span></em><span style="font-weight: 400;"> (</span><span style="font-weight: 400;">Goodglass y Kaplan, 1986) para evaluar Denominación por Confrontación Visual</span><span style="font-weight: 400;">; 8- </span><em><span style="font-weight: 400;">Test de Palabras y Colores, Stroop Test</span></em><span style="font-weight: 400;"> (Golden, 2001) para evaluar la Inhibición de Respuestas Automáticas; 9- </span><em><span style="font-weight: 400;">Prueba de Dígito Símbolo</span></em><span style="font-weight: 400;"> para evaluar Velocidad de Procesamiento de la Información (Weschler, 2006); 10- </span><em><span style="font-weight: 400;">Prueba de Dígitos hacia adelante y hacia atrás</span></em><span style="font-weight: 400;">, para evaluar Atención Selectiva, Amplitud Atencional y Memoria de Trabajo (Weschler, 2006) y 11- </span><em><span style="font-weight: 400;">Test de Fluencia Verbal</span></em><span style="font-weight: 400;"> para evaluar Fluencia Fonológica y Semántica (Butman, Allegri, Harris y&nbsp; Drake, 2000; Burín, Drake, Harris, 2007).&nbsp;</span></li> </ul> <p style="text-align: justify;"><span style="font-weight: 400;">Se consideró alteración o compromiso en la función cognitiva, a los puntajes z que se alejan, a partir de 1,5 desvíos por</span> <span style="font-weight: 400;">debajo de la media (Burín, et al, 2007).</span> <span style="font-weight: 400;">Los datos se cargaron en una base informatizada con medidas de seguridad y se analizaron con el paquete estadístico SPSS (2011). En la sección descriptiva del estudio se calcularon proporciones y medidas de tendencia central y dispersión. Para calcular las correlaciones, se realizaron pruebas de normalidad y se seleccionó como estadístico el R de Pearson.&nbsp;&nbsp;</span></p> <p style="text-align: justify;"><span style="font-weight: 400;">En todos los casos se siguieron, en forma estricta, las recomendaciones de Cioms (2002); para la investigación en humanos y se solicitó la firma del consentimiento informado.</span></p> <p style="text-align: justify;"><strong>Resultados&nbsp;</strong></p> <p style="text-align: justify;"><span style="font-weight: 400;">La edad promedio de los sujetos estudiados fue de 50.58 años (DT 13.74) y los años de escolaridad 11.57 (DT 2.93). Las quejas más frecuentes referidas por los pacientes fueron: fallas atencionales, 50 sujetos</span> <span style="font-weight: 400;">(100%); fallas mnésicas, 48 sujetos (96%), y ansiedad, 43 pacientes (86%), (Ver Tabla 1). En la tabla 2 se mencionan los antecedentes médicos o síntomas referidos por los mismos. <sup>2**</sup></span></p> <p style="text-align: justify;"><strong>Tabla 1</strong></p> <p style="text-align: justify;"><img src="/public/site/images/fp24957936/Tabla1_SN-.png"></p> <p style="text-align: justify;"><strong>Tabla 2</strong></p> <p style="text-align: justify;"><img src="/public/site/images/fp24957936/Tabla_2SN.png" width="465" height="256"></p> <p style="text-align: justify;"><span style="font-weight: 400;">No se encontró déficit a nivel del almacenamiento de la información episódica verbal, a pesar de que los pacientes referían quejas de memoria.</span></p> <p><span style="font-weight: 400;">Solo un 14% presentó déficit en la evocación de información verbal (Ver Figura 1).&nbsp;</span></p> <p><strong>Figura 1</strong></p> <p><img src="/public/site/images/fp24957936/25-06-2020_02-50-34_p-m-.png" width="549" height="195"></p> <p><span style="font-weight: 400;">Con relación a la memoria visual, el 70% no presentó alteraciones, el 12% presentó déficit leve, el 14% déficit moderado y el 2 % déficit en evocación. El desempeño en visuoconstrucción se distribuyó en el 62% sin alteraciones, el 8% déficit leve, el 30% déficit moderado a severo. El desempeño en lenguaje se encontró un 92% sin déficit y el 8% con déficit leve a moderado.</span></p> <p><span style="font-weight: 400;">A nivel desempeño atencional, el 86% no presentó ningún déficit, el 8% déficit leve y el 6% déficit moderado a severo. En el desempeño ejecutivo</span> <span style="font-weight: 400;">el 50% no presentó alteraciones, el 34% dificultades, el 10% déficit leve y el 6% déficit moderado.&nbsp;</span></p> <p><span style="font-weight: 400;">En relación con el rendimiento cognitivo general, el 32% de los sujetos no presentó ningún tipo de déficit, el 38% presentó incipientes dificultades, el 14% presentó alteraciones atencionales/ejecutivas significativas, un 14% déficit subcortical. <sup>3 ***</sup></span><span style="font-weight: 400;">y un 2% déficit a nivel del lenguaje (Ver Figura 2).</span></p> <p><span style="font-weight: 400;"><strong>Figura 2</strong></span></p> <p><img src="/public/site/images/fp24957936/25-06-2020_02-51-35_p-m-.png" width="553" height="277"></p> <p style="text-align: justify;"><span style="font-weight: 400;">Resultó significativa la ansiedad encontrada en estos sujetos. Un 88% presentó ansiedad rasgo alta y muy alta, y un 60% presentó ansiedad estado alta y muy alta. (Ver Figura 3 y 4.) <sup>4****</sup></span></p> <p style="text-align: justify;"><strong>Figura 3</strong></p> <p style="text-align: justify;"><span style="font-weight: 400;"><sup><img src="/public/site/images/fp24957936/25-06-2020_02-52-20_p-m-.png" width="529" height="192"></sup></span></p> <p style="text-align: justify;"><strong>Figura 4</strong></p> <p style="text-align: justify;"><strong><img src="/public/site/images/fp24957936/25-06-2020_02-52-56_p-m-.png" width="528" height="190"></strong></p> <p style="text-align: justify;"><span style="font-weight: 400;">En el caso de la presencia de depresión, un 72% presentó algún grado de depresión manifiesta (ver Figura 5).&nbsp; <sup>5***</sup></span></p> <p style="text-align: justify;"><strong>Figura 5</strong></p> <p style="text-align: justify;"><img src="/public/site/images/fp24957936/25-06-2020_02-54-54_p-m-.png" width="519" height="187"></p> <p><span style="font-weight: 400;">Además, el 86% de los sujetos refirieron estar atravesando una situación de estrés: familiar (60%) y laboral (26%). Todos los pacientes referían síntomas o enfermedades que han sido vinculadas al estrés (dolores de cabeza, contracturas musculares, alteraciones tiroideas, trastornos de sueño, etc.) (ver Tabla 2).</span></p> <p><span style="font-weight: 400;">Se calculó un R de Pearson entre las variables cognitivas y psicoafectivas para conocer si existe correlación estadísticamente significativa entre las distintas variables, y se verificaron diversas asociaciones, tanto positivas como negativas, entre los niveles de ansiedad estado y el rendimiento en fluencia fonológica, memoria visual inmediata, atención sostenida y denominación verbal. Y entre los niveles de depresión y la performance en memoria de trabajo y visuoconstrucción (ver tablas 3 y 4).&nbsp;</span></p> <p style="text-align: justify;"><strong>Tabla 3</strong></p> <p style="text-align: justify;"><strong><img src="/public/site/images/fp24957936/TABLA3_SN-.png"></strong></p> <p style="text-align: justify;"><strong>Tabla 4</strong></p> <p style="text-align: justify;"><img src="/public/site/images/fp24957936/Tabla4SN.png"></p> <p><strong>Discusión</strong></p> <p><span style="font-weight: 400;">Resultó significativa la prevalencia de la variable Ansiedad, especialmente de la Ansiedad Rasgo. Existe evidencia científica que demuestra que las disfunciones en la red de la ansiedad, se correlacionan con fallas en el filtro talámico y una recepción sesgada de los estímulos sensoriales, que son interpretados como amenazantes o peligrosos (</span><a href="https://www.sciencedirect.com/science/article/abs/pii/S0306452216001937#!"><span style="font-weight: 400;">Mychasiuk, Muhammad y Kolb, 2016;</span> </a><span style="font-weight: 400;">Márquez, 2004). En estos cuadros, se verifican alteraciones atencionales, en las funciones ejecutivas, como toma de decisiones, planificación y resolución de problemas, tal como se evidenció en este trabajo (Molina-Rodríguez, </span><em><span style="font-weight: 400;">et al</span></em><span style="font-weight: 400;">., 2016; Pedrero-Pérez y Ruiz-Sánchez de León, 2013, Pellicer-Porcar, Mirete-Fructuoso, Molina-Rodríguez y Soto-Amaya, 2014, Ruiz-Sánchez de León, </span><em><span style="font-weight: 400;">et al</span></em><span style="font-weight: 400;">., 2010).</span></p> <p><span style="font-weight: 400;">Por otra parte, ningún paciente presentó compromiso a nivel del almacenamiento de la información episódica verbal. Si bien 22 sujetos (44%) presentaron indicadores de depresión moderada y severa, la mayoría (19 sujetos) presentaban depresión moderada, solo tres pacientes (6%) presentaron un cuadro de depresión de características severas. Los datos encontrados, permitieron inferir adecuado funcionamiento a nivel de los mecanismos hipocámpicos de integración de la memoria en este grupo de pacientes (Montenegro, Montejo, Claver-Martín, Reinoso, De Andrés- Montes, García Marín, Llanero-Luque, Huertas, 2013; Allegri, Taragano y Tamaroff, 2006; Rohling, Green, Allen e Iverson, 2002; Antikainen,</span> <span style="font-weight: 400;">Honkalampi, Hänninen, Koivumaa-Honkanen, Tanskanen, Haatainen, Hintikka, Viinamäki, 2004).</span></p> <p><span style="font-weight: 400;">Además, todos los pacientes presentaban alguna enfermedad claramente diagnosticada, cuyos inicios y/o evoluciones, han sido relacionados con situaciones de estrés y remiten a la historia singular de cada paciente (Montejo, </span><em><span style="font-weight: 400;">et al</span></em><span style="font-weight: 400;">., 2019, López, Mesa-Gresa, Redolat, 2016; López-Mato, 2000).</span></p> <p><span style="font-weight: 400;">En síntesis, todas las alteraciones psicoafectivas, neurocognitivas, como las enfermedades médicas referidas por los pacientes, han sido relacionadas con la desregulación de los ejes del estrés, y están mediadas por la activación simpático-periférica y noradrenérgica central y también por el eje Córtico-Hipocampo- Hipotálamo-Hipofiso-Adrenal (Molina-Rodríguez, Pellicer-Porcar, Mirete-Fructuoso, 2018, Sandi, 2012, Cano-Vindel, 2011, Zhier, 2000). Dada la alta prevalencia de ansiedad rasgo y las alteraciones cognitivas encontradas, el eje simpático periférico y noradrénergico central parece ser el más prevalente. Por lo tanto, una disfunción, principalmente, a nivel de la red de la ansiedad subyace a las quejas cognitivas. Un adecuado tratamiento psicoterapéutico y/o psiquiátrico resultará beneficioso para este grupo de pacientes.</span></p> <p><span style="font-weight: 400;">El carácter exploratorio de esta investigación permitió describir en profundidad los perfiles neurocognitivos y psicoafectivos de los pacientes estudiados, sin embargo, no permitió extrapolaciones de las citadas conclusiones. Es por ello, que se considera pertinente profundizar esta línea de investigación utilizando un grupo control y ampliando la muestra.&nbsp;</span></p> <p><strong>Conflicto de intereses</strong></p> <p><span style="font-weight: 400;">Los autores declaran no tener ningún conflicto de intereses.</span></p> <p><strong>Agradecimientos: </strong><span style="font-weight: 400;">Universidad CAECE, por financiar la presente investigación. También a la Dra. María Lascar y al Lic. Pablo Igol, por las derivaciones y los valiosos aportes.</span></p> <p><span style="font-weight: 400;">Resultados presentados en el XXXI Congreso Argentino de Psiquiatría, APSA, 2016.</span></p> <p><strong>Referencias bibliográficas</strong></p> <p><span style="font-weight: 400;">Allegri, R. F, Taragano, F. y Tamaroff, L. (2006). Diferentes perfiles de pérdida de memoria en pacientes con enfermedades de Alzheimer y de Parkinson. </span><em><span style="font-weight: 400;">Alcmeon, </span></em><span style="font-weight: 400;">13(4)1, 54-62.&nbsp;</span></p> <p><span style="font-weight: 400;">Antikainen R, Honkalampi K, Hänninen T, Koivumaa-Honkanen H, Tanskanen A, Haatainen K, Hintikka J. y Viinamäki H. (2004). Una disminución de las quejas de memoria se asocia con mejoría en el estado de ánimo: un estudio de seguimiento a los doce meses en pacientes deprimidos &nbsp; </span><em><span style="font-weight: 400;">Eur. J. Psychiat, </span></em><span style="font-weight: 400;">18(3), 142-151.</span></p> <p><span style="font-weight: 400;">Bazán, I., Beraudo, A., Fernández, C., Muñoz, M., Rosina, M., Bastida y M. Mias, C. (2018). Quejas subjetivas de memoria, olvidos diferenciales y su relación con la depresión en adultos mayores normales, con deterioro cognitivo leve y demencia. </span><em><span style="font-weight: 400;">Anuario de Investigaciones de la Facultad de Psicología,</span></em><span style="font-weight: 400;"> 3(3), 188-196.</span></p> <p><span style="font-weight: 400;">Beck, A. T, Ward, C. H y Mendelson, M. (1961) Beck depression inventory (BDI). </span><em><span style="font-weight: 400;">Arch Gen Psychiatry</span></em><span style="font-weight: 400;">, 4, 561-571.</span></p> <p><span style="font-weight: 400;">Boston Kaplan, E. F., Goodglass, H. y Weintraub, S. (1983) </span><em><span style="font-weight: 400;">The Boston naming test</span></em><span style="font-weight: 400;"> (2ª ed.). Philadelphia: Lea &amp; Febiger.&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;</span></p> <p><span style="font-weight: 400;">Burín, D. I, Drake, M. A. y Harris, P. (2007) </span><em><span style="font-weight: 400;">Evaluación neuropsicológica en adultos</span></em><span style="font-weight: 400;"> (1ª ed.) Buenos Aires: Paidós.</span></p> <p><span style="font-weight: 400;">Butman. J., Allegri, R., Harris, P. y Drake, M. (2000) Fluencia verbal en español. Datos normativos en Argentina. </span><em><span style="font-weight: 400;">Medicina,</span></em><span style="font-weight: 400;"> 60, 561-564.&nbsp;&nbsp;</span></p> <p><span style="font-weight: 400;">Cano-Vindel, A. (2011). Los Desórdenes Emocionales en Atención Primaria. </span><em><span style="font-weight: 400;">Ansiedad y Estrés,</span></em><span style="font-weight: 400;"> 17(1), 75-97.</span></p> <p><span style="font-weight: 400;">Consejo de Organizaciones Internacionales de las Ciencias Médicas (CIOMS) en colaboración con la Organización Mundial de la Salud. (2002). </span><em><span style="font-weight: 400;">Pautas éticas internacionales para la investigación biomédica en seres humanos.</span></em><span style="font-weight: 400;"> Recuperado de:</span></p> <p><span style="font-weight: 400;">&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;</span><a href="http://www.cioms.ch/publications/guidelines/pautas_eticas_internacionales"><span style="font-weight: 400;">http://www.cioms.ch/publications/guidelines/pautas_eticas_internacionales</span></a></p> <p><span style="font-weight: 400;">Garcia-Ptacek, S., Eriksdotter, M., Jelic, V., Porta-Etessam J., Kåreholt, I. y Manzano Palomo, S. (2016) Quejas cognitivas subjetivas: hacia una identificación precoz de la enfermedad de Alzheimer. </span><em><span style="font-weight: 400;">Neurología,</span></em><span style="font-weight: 400;"> 31 (8), 562-571.</span></p> <p><span style="font-weight: 400;">Golden, C. J. (2001). </span><em><span style="font-weight: 400;">Test de palabras y colores</span></em><span style="font-weight: 400;">. Madrid: TEA.</span></p> <p><span style="font-weight: 400;">IBM Corp. Released 2011. IBM SPSS Statistics for Windows Base 20.0. Chicago: IBM Corp.</span></p> <p><span style="font-weight: 400;">Langarita-Llorente, R. y Gracia-García, P. (2019) Neuropsicología del trastorno de ansiedad generalizada: revisión sistemática. </span><em><span style="font-weight: 400;">Rev. Neuro.l,</span></em><span style="font-weight: 400;"> 69 (2), 59-67.</span></p> <p><span style="font-weight: 400;">Leibovich de Figueroa, N. (1991) Ansiedad. Algunas Concepciones Teóricas y su Evaluación. En: Casullo M. M., de Figueroa Leboivich, N. y Aszkenazi, M. </span><em><span style="font-weight: 400;">Teoría y Técnicas de Evaluación Psicológicas.</span></em><span style="font-weight: 400;"> Buenos Aires: Psicotecal.</span></p> <p><span style="font-weight: 400;">Lezak, M. (1983-1995) </span><em><span style="font-weight: 400;">Neuropsychological Assessment</span></em><span style="font-weight: 400;"> (2ª y 3ª ed). New York: Oxford University Press.</span></p> <p><span style="font-weight: 400;">López, M., Mesa-Gresa, P. y Redolat, R. (2016) Calidad de sueño y quejas subjetivas de memoria: Relación con consumo de cafeína en sujetos de edad avanzada. </span><em><span style="font-weight: 400;">Calidad de Vida y Salud</span></em><span style="font-weight: 400;">, 9 (1), 33-49.</span></p> <p><span style="font-weight: 400;">Pacheco-Unguetti, A. P., Lupiáñez-Castillo, J. y Acosta, A. (2008). Modulación de la ansiedad sobre las redes atencionales de control, alerta y orientación. </span><em><span style="font-weight: 400;">Emoción y Motivación Contribuciones Actuales,</span></em><span style="font-weight: 400;"> 1(6), 85-96.</span></p> <p><span style="font-weight: 400;">Partington, J., Leiter, R. (1949) Partington’s Pathways Test. </span><em><span style="font-weight: 400;">Psychological Service Center Bulletin, </span></em><span style="font-weight: 400;">1, 11-20.</span></p> <p><span style="font-weight: 400;">Pedrero-Pérez, E. y Ruiz-Sánchez de León, J.M. (2013) Quejas subjetivas de memoria, personalidad y sintomatología prefrontal en adultos jóvenes. </span><em><span style="font-weight: 400;">Rev. Neurol.,</span></em><span style="font-weight: 400;"> 57 (7), 289-296.</span></p> <p><span style="font-weight: 400;">Pellicer-Porcar, O., Mirete-Fructuoso, M., Molina-Rodríguez, S. y Soto-Amaya, J. (2014). Quejas subjetivas de memoria en adultos jóvenes: influencia del estado emocional. </span><em><span style="font-weight: 400;">Rev. Neurol.,</span></em><span style="font-weight: 400;"> 59 (12), 543-550.</span></p> <p><span style="font-weight: 400;">Rey A. (1997). </span><em><span style="font-weight: 400;">Test de copia y reproducción de memoria de figuras geométricas complejas. </span></em><span style="font-weight: 400;">Manual (6ª ed.).</span> <span style="font-weight: 400;">Madrid: TEA.</span></p> <p><span style="font-weight: 400;">Rohling, M. L., Green, P., Allen, L. M. y Iverson, G. L. (2002) Depressive symptoms and neurocognitive test scores in patients passing symptom validity test. </span><em><span style="font-weight: 400;">Archives of</span></em> <em><span style="font-weight: 400;">Clinical Neuropsychology,</span></em><span style="font-weight: 400;"> 17, 205-222.</span></p> <p><span style="font-weight: 400;">Roussos, A. (2007). El Diseño de Caso Único en Investigación en Psicología clínica. Un vínculo entre la Investigación y la Práctica Clínica. </span><em><span style="font-weight: 400;">Rev. Arg. de Psicología,</span></em><span style="font-weight: 400;"> XVI, 261-269.</span></p> <p><span style="font-weight: 400;">Ruiz-Sánchez de León J.M, Llanero-Luque M, Lozoya-Delgado P, Fernández-Blázquez M. A, Pedrero-Pérez, E. (2010) Estudio neuropsicológico en adultos jóvenes con quejas subjetivas de memoria: Implicación de las funciones ejecutivas y otra sintomatología frontal asociada.&nbsp; </span><em><span style="font-weight: 400;">Rev. Neurol,</span></em><span style="font-weight: 400;"> 51 (11), 650-660.</span></p> <p><span style="font-weight: 400;">Sandi, C. (2012) Influencia del estrés sobre las capacidades cognitivas. </span><em><span style="font-weight: 400;">Participación Educativa, nº extraordinario</span></em><span style="font-weight: 400;">, 11(1), 39-46.</span></p> <p><span style="font-weight: 400;">Wechsler, D. (2006) </span><em><span style="font-weight: 400;">Test de Inteligencia para Adultos</span></em><span style="font-weight: 400;">. Madrid: Paidós.&nbsp;</span></p> <p><span style="font-weight: 400;">&nbsp;Zieher, L. M. (2000) La atrofia del hipocampo en relación con el eje HPA y el procesamiento del estrés. </span><em><span style="font-weight: 400;">Psicofarmacología</span></em><span style="font-weight: 400;"> 2: 4-7.&nbsp;</span></p> <p><br><br><sup><span style="font-weight: 400;">&nbsp;1 Resultados presentados en el XXXI Congreso Argentino de Psiquiatría, APSA, 2016.<br></span>2 <span style="font-weight: 400;">** </span><span style="font-weight: 400;">Por otra parte, dos pacientes (4%) refirieron haber padecido un accidente automovilístico significativo y una paciente refirió episodio de abuso sexual (2%).</span></sup><br><sup>3<span style="font-weight: 400;">***</span> <span style="font-weight: 400;">Perfil subcortical (Allegri </span><em><span style="font-weight: 400;">et al.</span></em></sup><span style="font-weight: 400;"><sup>, 2006) se refiere a la performance que los sujetos tienen en las pruebas de memoria episódica, en el contexto de una evaluación neuropsicológica. En este perfil los individuos presentan alteraciones en el aprendizaje y el recuerdo de una lista de palabras, pero al utilizar facilitaciones llegan a resultados similares a los controles. A su vez también presentan una performance deficitaria en pruebas de atención y funciones ejecutivas. </sup><br></span></p> <p><sup><span style="font-weight: 400;">4 **** Interpretación clínica de los valores percentilares de ansiedad: De 0-8: Muy bajo; 9-24 Bajo; 25-75 Promedio; 76-89 Alto y 90-100 Muy alto.<br></span></sup></p> <p><sup><em><span style="font-weight: 400;">5 *** </span></em><span style="font-weight: 400;">Interpretación clínica de los puntajes brutos de depresión manifiesta: De 0-4 Sin depresión; 5-7 Depresión leve; 8-11 Depresión moderada; 12-15 Depresión de moderada a severa y </span><span style="font-weight: 400;">≥</span><span style="font-weight: 400;"> 16 Depresión severa.</span></sup></p> <p><sup><span style="font-weight: 400;">&nbsp;</span></sup></p> <p><br><br><br><br></p> <p>&nbsp;</p> <p>&nbsp;</p> María Gabriela Sánchez Negrete Viviana Mandich Derechos de autor 2020 Diagnosis 2020-06-23 2020-06-23 1 17 Cuatro reflexiones sobre la transferencia psicoanalítica a partir de la pandemia http://www.revistadiagnosis.org.ar/index.php/diagnosis/article/view/260 <p style="text-align: justify;">La situación sanitaria global y local requiere tanto de reflexiones como intervenciones o acciones, en diferentes niveles que conforman nuestra vida en comunidad: políticas, prácticas de salud, responsabilidad y compromiso empresarial/ laboral y ciudadano, entre muchos otros. Pensar y escribir sobre el tema es tan difícil como necesario, en términos políticos y prácticos, como también subjetivos y colectivos.</p> <p style="text-align: justify;">En el presente escrito desarrollamos una reflexión de carácter transferencial en cuatro direcciones: 1) la función subjetiva de las <em>narraciones</em> o relatos; 2) el <em>objeto común</em> en la transferencia; 3) la relación demanda-transferencia; y 4) el estar-con-otro de la transferencia.</p> <p style="text-align: justify;"><strong>Palabras clave:</strong> psicoanálisis, pandemia, transferencia.</p> <p>Fecha de recepción: 3/5/20</p> <p>Fecha de aceptación: 30/6/20</p> <p style="text-align: justify;">La situación sanitaria global y local requiere tanto de reflexiones como de intervenciones o acciones, en diferentes niveles que conforman nuestra vida en comunidad: políticas, prácticas de salud, responsabilidad y compromiso empresarial/ laboral y ciudadano, entre muchos otros. Pensar y escribir sobre el tema es tan difícil, como necesario, en términos políticos y prácticos, como también subjetivos y colectivos.</p> <p style="text-align: justify;">Como psicólogos y/o psicoanalistas la ocasión ofrece una pregunta interesante: en qué medida nuestro oficio es considerado –o no– por nuestra comunidad, nuestras instituciones, incluso nosotros mismos, como una “labor esencial”.</p> <p style="text-align: justify;">La factibilidad de sostener nuestro trabajo con los pacientes de manera virtual puede ser objeto de discusión disciplinar. Retornan en este punto preguntas y debates ya presentes en nuestra disciplina acerca de la posibilidad de realizar un psicoanálisis a través de sesiones virtuales. Como sea, y más allá de todo debate, nuestro gobierno y sistema de salud está interpretando que lo más adecuado en términos de medidas sanitarias –al menos de momento, principios de mayo de 2020– es sostener las sesiones de manera virtual. Es decir, aplicarse a lo que en el ámbito de la salud se llama ya desde hace tiempo “telemedicina” o “e-Salud”. Esto al menos en lo que concierne a la atención de tratamientos ambulatorios en consultorio, ya sea de hospitales, centros de salud o de atención particular.</p> <p style="text-align: justify;">Me detendré en cuatro reflexiones sobre la transferencia psicoanalítica que sin ser novedosas en sí mismas –en el sentido de emergentes que trae la pandemia– son sin embargo aspectos que cobran una especial relevancia ahora.</p> <p style="text-align: justify;"><em>1. Necesidad de narraciones y situaciones que requieren instancias críticas de reflexión colectiva. </em>Desde los primeros días del aislamiento preventivo hemos recibido, leído y compartido con avidez –a través de redes sociales virtuales– escritos de filósofos europeos y americanos, que pocas semanas después nos hallábamos interpelando<a href="#_ftn1" name="_ftnref1"><sup>[1]</sup></a>, arguyendo que no es tiempo de filosofar, sino de actuar; esto no es cuestión de intelectuales sino de infectólogos. Una especialidad que apenas conocíamos, pero de la que ahora urge interiorizarse. El ícono de esta lapidación fue el filósofo italiano Giorgio Agamben. Creo que fue en muchos aspectos injusta, no solo con la profusa obra que ha elaborado sino incluso con las reflexiones que compartió, por más anticipadas o desacertadas <a href="#_ftnref1" name="_ftn1"></a>que puedan parecer a ojos de otras lecturas. En todos los casos estos filósofos han analizado aspectos de la emergencia y tratamiento del virus en relación con el mundo capitalista y el rol de los Estados del mundo en que vivimos. No se trata en absoluto de temas menores.</p> <p style="text-align: justify;">La antropóloga feminista Rita Segato –en una breve entrevista televisiva– llamó con precisión a esto: el fenómeno de intentar capturar en una narrativa qué es lo que está pasando. Y la disputa que puede darse en esta captura: quién es el que va a decir o va a saber lo que está pasando.</p> <p style="text-align: justify;">Creo que se da en todo esto un esperable y entendible fenómeno de grupo y psicología de masas. Como sujetos y como sociedad necesitamos de narraciones. Estas cumplen un sinnúmero de funciones subjetivas e institucionales entre las que se cuentan la posibilidad de nuestros deseos, identificaciones, ilusiones y ficciones cotidianas. Una particularidad de la actual pandemia –al menos hasta la fecha– es que no solo ha dejado en suspenso nuestra vida cotidiana –trabajo, escuela, paseos, etc.– sino que ha dejado sin alimento a nuestra humana sed de sentido. No sabemos aún con precisión –el mundo no lo sabe– cuál es el origen de este virus, como tampoco cuándo podrá levantarse la medida de aislamiento o qué pasará con nuestra economía global, nacional, familiar, personal.</p> <p style="text-align: justify;">Creo que el repudio de que hemos hecho objeto al intento de escritura de estos filósofos expresa menos el análisis crítico que hemos podido hacer de su pensamiento, que la angustia que nos genera el particular estado de no saber en qué nos encontramos en nuestro país y en el mundo. Un <em>chivo expiatorio</em> para la derivación de nuestros afectos no ligados. La enorme dificultad que tenemos para armarnos una narración de esto y la humana necesidad de tener que ir armándonos una suerte de narración abierta o dinámica, que pueda ir diciendo algo.<a href="#_ftn1" name="_ftnref1"><sup>[2]</sup></a></p> <p style="text-align: justify;">En medio de este saber en suspenso, hay sin embargo varios fenómenos sobre los cuales tenemos un saber, más o menos fragmentario, de situaciones que requieren de nuestra parte, tanto como de otras disciplinas, instancias críticas de reflexión. Tan variadas, complejas y densas como lo pueden ser la relación de nuestro sistema capitalista con la tierra en que se implanta; las situaciones de tensiones políticas&nbsp; internacionales entre potencias; la caída de valor de las acciones de la bolsa de muchas empresas que están siendo compradas a bajo costo por empresas más grandes, y lo que esto supone en términos de procesos de concentración económica y empobrecimiento general de la población; el desarrollo de la tecnología 5G, y la virtualización del trabajo a nivel global que estamos experimentando. Si algo “bueno” va a dejar esta pandemia, espero que no sea la virtualización del trabajo, que promete ser menos una herramienta, que una forma de deslocalizar el trabajo, en términos de tiempo y espacio. Volverlo ilimitado.</p> <p style="text-align: justify;">No se trata de articular ninguno de estos puntos con el “origen” del coronavirus. Lo que sería el principio de una teoría conspirativa. Pero es de destacar sin embargo, –como un mecanismo discursivo y subjetivo– el rechazo de todo análisis de esta compleja trama de fenómenos, bajo el argumento de “conspiración”. Creo que esto expresa menos nuestra cordura que la enorme angustia que como sujetos nos genera vislumbrar lo que nuestro sistema capitalista está haciendo con la tierra y nuestros cuerpos: desde qué es lo que estamos comiendo, cuál es el estado y de quiénes son los recursos naturales de nuestra tierra, hasta dónde van a parar los desechos que producimos.</p> <p style="text-align: justify;">Así como debe achatarse la curva de contagios del coronavirus, para que no colapse nuestro sistema de salud, debe también achatarse la curva de funcionamiento del capitalismo, para que no colapsen la tierra y nuestros cuerpos –es una consigna que hemos visto circular estos días por redes sociales.</p> <p style="text-align: justify;">Necesitamos narraciones con las cuales poder ficcionalizar nuestras vidas –sin lo cual nadie podría vivir– y también instancias críticas de análisis colectivo de las condiciones materiales, institucionales y políticas en que esta vida puede ser posible, en el plano más elemental que supone vivir, alimentarse, amar, trabajar, pasear, etcétera.</p> <p style="text-align: justify;"><em>2. Hablar acerca del objeto común</em>. Si algo ratificamos como psicoanalistas trabajando en el contexto de esta pandemia es el valor de lo que llamamos la singularidad. En una situación de aislamiento para todos, cada sujeto la inscribe y transita singularmente en un plano material e institucional según diferentes edades, géneros, clases sociales o aplicaciones laborales. Pero en un registro subjetivo también. En ambos planos lo singular nunca es abstracto, sino particularizado a través de estas variables.</p> <p style="text-align: justify;">Desde contar con teléfonos inteligentes y computadoras aptas para hacer videollamadas o llamadas, hasta tener o no agua potable para lavarse las manos. Mientras algunos pacientes pueden “pasar” o “acceder” rápidamente a las sesiones virtuales, otros han perdido sus ingresos, y la preocupación por la continuidad de la vida en sus formas más básicas y cotidianas pasa a primer plano.</p> <p style="text-align: justify;">Mientras algunos pacientes están en medio del desasosiego, otros están disfrutando del tiempo libre que el aislamiento instaura. Unos han continuado hablando de su “tema” como si nada hubiera ocurrido o alterado el curso de las cosas; otros no pueden hablar de otra cosa que no sea todo esto que está pasando. Y en medio de estos extremos, todas las tramas singulares que pueden aparecer.</p> <p style="text-align: justify;">En lo que respecta al recurso de las sesiones virtuales también lo verificamos. Mientras algunos pacientes con los que veníamos trabajando muy bien no pueden o simplemente no quieren “adaptarse”, servirse o avenirse a las sesiones virtuales, otros inusitadamente deciden y/o necesitan iniciar un tratamiento, a pesar o sin importar que sea por esta modalidad.</p> <p style="text-align: justify;">Igualmente ocurre en el registro económico, tan afectado por la detención del trabajo que supone en términos generales el aislamiento preventivo. Mientras un paciente consulta “si la sesión tiene el mismo costo, a pesar de ser por teléfono”, otro, preocupado por no poder venir, se ofrece a continuar abonando las sesiones, aun cuando estas no tengan lugar.</p> <p style="text-align: justify;">En el plano subjetivo, algunos pacientes entran en crisis depresivas ni bien comienza el aislamiento, mientras que otros parecieran, en una situación extraña, estabilizarse en algún sentido. Algunas parejas se plantean la posibilidad de separarse; otras, la de tener un hijo.</p> <p style="text-align: justify;">Aun cuando nuestro trabajo sigue siendo muy singular, en medio de una situación que nos afecta –a nivel mundial– “a todos”, creo que hay algo entre lo singular y lo universal que se puede percibir, y que vale la pena pesquisar&nbsp;teóricamente y en cada transferencia. Es lo que la psicoanalista austroargentina Marie Langer llamó el <em>objeto común</em>. A partir de un marco teórico freudiano y kleiniano, se refirió al tema de la neutralidad analítica, diferenciando el objeto interno, externo y el objeto común.<a href="#_ftn1" name="_ftnref1"><sup>[3]</sup></a></p> <p style="text-align: justify;">Comenta que cuando la realidad externa actual se convierte en un factor de perturbación y resistencia al análisis, eso debe como tal incluirse al análisis, como perteneciendo simultáneamente a analista y paciente. Aislarse y prescindir de lo que está sucediendo en el plano de esta realidad externa, lejos de contribuir a la neutralidad analítica, configura una toma de posición plenamente activa: “…en un país en crisis social y frente a episodios de conmoción nacional, debe ser abordado en la sesión –a veces como punto de urgencia– el destino del objeto común, además de tratar los hechos externos en los planos transferenciales y de relación de los objetos internos’. La omisión del hecho social se genera o se mantiene por complicidad inconsciente del paciente y del analista, como resultado de las resistencias y contratransferencias de ambos.” (Langer, 1971: p. 136)</p> <p style="text-align: justify;">Creo que, en un momento como este, lo más “neutral” y “analítico” es poder hablar de lo que nos está ocurriendo con el paciente. En un sentido que también afecta al analista –también en situación de aislamiento preventivo–. Esto no quiere decir que el analista analiza “sus temas” con el paciente, como tampoco que fuerza hablar de la situación que se presupone “para todos”. Pero sí que existen en el plano sanitario, político, nacional, internacional objetos que no son meramente internos ni externos sino comunes. Y en tanto tal, afectan a paciente y analista. Poder hablar –eventual, contingente y singularmente– acerca de eso, puede ser en muchos casos la condición de posibilidad que una relación analítica pueda instituirse, no paralizarse, o producir movimientos transferenciales. Un ejemplo sencillo de esto es el enorme efecto de alivio subjetivo que supone para muchos pacientes localizar que algo de lo que les está pasando –en su casa– responde a una coordenada general de “aislamiento” e “incertidumbre”, que es tanto extraordinaria como transitoria.</p> <p style="text-align: justify;"><em><span style="font-weight: 400;">3. No invertir la demanda, ni anteponer la interpretación a la transferencia</span></em><span style="font-weight: 400;">. Las sesiones virtuales son una herramienta plenamente disponible y una práctica muy frecuente en salud mental. Independientemente de que se discuta su eficacia, validez o estatuto, el hecho es que algunos pacientes, porque viven en otra provincia o país, solicitan poder acceder a las entrevistas por este medio. En este caso sucedió una interacción de circunstancias: algunos pacientes pidieron poder tener sesiones virtuales, el analista las ofreció, la situación no dejó otra alternativa ante la necesidad de la sesión.</span></p> <p style="text-align: justify;"><span style="font-weight: 400;">Esto nos permite reflexionar acerca de una regla analítica tan valiosa como la regla fundamental de la asociación libre: la regla de la demanda y la transferencia, sin la cual no podríamos siquiera operar sobre la asociación libre. Lacan lo formalizó en la diferencia que hay entre el matema del <em>fantasma &nbsp;</em></span><span style="font-weight: 400;">y el <em>acto analítico</em>.</span></p> <p><span style="font-weight: 400;">No poner el sujeto delante del objeto. Lo que nuestro saber popular diría: “no poner el carro adelante del caballo”. Porque simplemente no va a marchar.&nbsp;</span></p> <p><span style="font-weight: 400;">Es también la diferencia entre ofrecer la posibilidad de las sesiones virtuales o pedírselas al paciente. Como señala Lacan en </span><em><span style="font-weight: 400;">La dirección de la cura y los principios de su poder</span></em><span style="font-weight: 400;">, el analista con oferta crea la demanda. Pero no sustituye la oferta por la demanda. Otra manera como esta se pone en juego en nuestro mercado “psi”, y lo hemos visto particularmente intensificado en las últimas semanas, es lo que podríamos llamar la figura del </span><em><span style="font-weight: 400;">analista emprendedor, o empresario de sí</span></em><span style="font-weight: 400;">. Un objeto publicitado para el consumo. Más que ofrecer su escucha, pone sus “orejas en alquiler” –como dice Foucault en </span><em><span style="font-weight: 400;">La voluntad de saber–</span></em><span style="font-weight: 400;">.</span></p> <p><span style="font-weight: 400;">En términos de escucha y transferencia, cabe hacer dos precisiones. Nuestro trabajo no es meramente poder “seguir” a través de sesiones virtuales. Es poder retomar la palabra con un paciente que ahora está en situación de aislamiento por una pandemia. Y si no, en situación de excepción laboral, en un “afuera” saturado de temores, cuidados o segregaciones, por el mismo fenómeno.</span></p> <p><span style="font-weight: 400;">Por otro lado, la situación requiere de las más singulares maniobras transferenciales. Algunos pacientes quieren o simplemente se avienen a continuar trabajando a través de sesiones virtuales –desde el inicio del aislamiento o algunas semanas más tarde–, pero otros no quieren hacerlo. Porque por razones particulares en cada caso es evidente que no es lo mismo, ni resulta ser el mundo ni el sujeto el mismo que antes de la pandemia.</span></p> <p><span style="font-weight: 400;">Cabe recordar que Freud advirtió que masa y neurosis no se potencian tanto como se oponen. En muchas situaciones de masas –dice– las neurosis ralean. Y eso ocurrió con algunos de nuestros pacientes. Sus neurosis no son las mismas –como tampoco la urgencia del espacio analítico– si ya no pueden ir al trabajo o al colegio. Un fenómeno análogo ocurre con las vacaciones de verano. Muchos pacientes con los que tenemos oportunidad de trabajar en enero o febrero parecieran presentar una situación de neurosis –como de trabajo analítico– en receso. Esto debe permitirnos pensar la enorme conexión que tienen nuestras neurosis con las instituciones que habitamos, sostenemos y nos sostienen en nuestro calendario anual y semanal.</span></p> <p><span style="font-weight: 400;">En muchos casos, la necesidad –en pocos días/ semanas– de tener que “pasar” a sesiones virtuales, supuso una particular maniobra transferencial y subjetiva sobre lo doméstico. Poder instituir un espacio donde poder hablar con intimidad en algún ambiente: desde un cuarto cualquiera del hogar hasta el auto. En un momento y tiempo donde la familia, pareja, hijos/as puedan soportar –en un sentido negativo tanto como positivo– que quien consulta disponga de ese tiempo y espacio.&nbsp;</span></p> <p><span style="font-weight: 400;">Finalmente, supone también una interesante maniobra transferencial considerar –caso por caso– si ofrecemos trabajar por llamada de voz o videollamada, abriéndole la posibilidad de elección al paciente. O si introducimos nosotros, por alguna razón transferencial que el caso requiere, una vía u otra. Ya sea, por ejemplo, porque consideramos con algún paciente que las sesiones sin “imagen” no podrán sostenerse, como si pensamos que la “imagen virtual” será un obstáculo del cual será difícil o simplemente agotador separarse.</span></p> <p><span style="font-weight: 400;">En todas estas coordenadas transferenciales se pone en juego una regla fundamental de la transferencia que es por un lado no invertir la demanda y no poner el análisis por delante de la demanda, pero por otro, una sutil operación por la cual </span><em><span style="font-weight: 400;">no debemos retener ni expulsar al paciente</span></em><span style="font-weight: 400;">. Invertir la demanda, retener al paciente o intentar continuar el trabajo analítico sin que el paciente lo pida –consciente o inconscientemente– lo único que logra es que el paciente se adapte al dispositivo, como podría adaptarse a cualquier exigencia de su entorno, o bien directamente frustrarse como tal la posibilidad del análisis. Es la peor manera en que puede destituirse la transferencia.</span></p> <p><em>4. No está solo, está con el paciente</em>. A partir del concepto de acto de Lacan, suele decirse con frecuencia que en el acto analítico el analista está solo. Por lo tanto, es importante que luego pueda reunirse con colegas. Poder pensar y formalizar su intervención.</p> <p><span style="font-weight: 400;">Creo que reunirse, intercambiar y discutir criterios con colegas es imprescindible en cualquier disciplina. Incluso que ningún caso es posible formalizarse sin el intercambio con otro.&nbsp;</span></p> <p><span style="font-weight: 400;">Pero también cabe considerar algo que señaló en muchas oportunidades Tomasa San Miguel: en el acto analítico el analista no está solo, está con el paciente. Esto no quiere decir que se hace acompañar por él, mucho menos que se analiza con él. Sino que el trabajo que están haciendo, porque se sostiene en la transferencia, los supone a los dos, aun cuando sea un solo sujeto el que esté puesto en juego. A lo largo de toda la obra de Lacan esta es una tensión notable: ¿es uno o son dos? En el plano de lo que se pone en juego como trabajo analítico es evidente para Lacan que se trata de un solo sujeto, efecto del Otro; que hay en este punto una asimetría y una disparidad subjetiva, pero llevado esto a un extremo, rozamos el delirio si no advertimos que hay ahí en juego dos cuerpos. Y por lo tanto una trama compleja y densa de deseos, afectos, transferencias, resonancias. Incluso como decía Freud: toda una comunicación de inconsciente a inconsciente.</span><span style="font-weight: 400;">&nbsp;&nbsp;&nbsp;</span></p> <p><span style="font-weight: 400;">Vale la pena pensar sobre esto –la soledad– dado que se nos plantea una situación de aislamiento (preventivo). Mucha más razón entonces para localizar los modos como poder </span><em><span style="font-weight: 400;">estar-con</span></em><span style="font-weight: 400;">, aun en el trabajo que hacemos con nuestros pacientes. Si partimos de la idea psicoanalítica de que la relación armónica con el Otro es imposible, esta es entonces otra manera de definir la transferencia: </span><em><span style="font-weight: 400;">la posibilidad de estar-con</span></em><span style="font-weight: 400;">, con todo lo imposible que esto supone.</span></p> <p><span style="font-weight: 400;">Un </span><em><span style="font-weight: 400;">estar</span></em><span style="font-weight: 400;"> –en el sentido del “estar analítico” que propone Fernando Ulloa– que no se plantee con la exigencia de seguir, poder o tener, sino como la posibilidad contingente de un trabajo posible. Como por otro lado, se plantea siempre la transferencia, estemos o no en pandemia.&nbsp;</span></p> <p style="text-align: right;">Buenos Aires, mayo 2020</p> <p style="text-align: justify;"><span style="font-weight: 400;">Notas</span></p> <p style="text-align: justify;"><sup>1&nbsp;Puede consultarse por ejemplo la nota <em>Los intelectuales y los lugares comunes ante el coronavirus</em>, escrita por Pablo Rodríguez y publicada en el diario <em>Página 12</em> el 8 de abril de 2020.<br></sup><sup>2&nbsp;Con el colectivo de trabajo de la <em>Revista Huellas. Psicoanálisis y territorio</em> hemos compartido una propuesta de escritura colectiva para dar cuenta de algunas de nuestras experiencias como analistas en estas semanas, con motivo de dejar una marca de ellas que pueda ir siendo leída con el tiempo. En la necesidad de que haya al menos dos tiempos: uno que deja marca y otro que intenta hacer una lectura de ella.<br></sup><sup>3&nbsp;Langer se sirve para esta reflexión a su vez de un artículo de Laura Achard de Demaría: “Crisis social y situación analítica”.<br></sup><sup><span style="font-weight: 400;">4 Para un desarrollo de estas ideas cfr. Murillo, M. (2019) </span><em><span style="font-weight: 400;">¿Qué es el acto analítico? Deseo y técnica en psicoanálisis</span></em><span style="font-weight: 400;">. Brueghel. Buenos Aires, 2019.</span></sup></p> <p><strong>Bibliografía</strong></p> <p><span style="font-weight: 400;">Foucault, M. (1976) </span><em><span style="font-weight: 400;">Historia de la sexualidad. Tomo 1: La voluntad de saber</span></em><span style="font-weight: 400;">. Buenos Aires: Siglo XXI, 2008.</span></p> <p><span style="font-weight: 400;">Freud, S. (1921) </span><em><span style="font-weight: 400;">Psicología de las masas y análisis del yo</span></em><span style="font-weight: 400;">. En: </span><em><span style="font-weight: 400;">Obras Completas</span></em><span style="font-weight: 400;">, tomo XVIII. Buenos Aires, Amorrortu, 2009.</span></p> <p><span style="font-weight: 400;">Lacan, J. (1958) “La dirección de la cura y los principios de su poder.” En: </span><em><span style="font-weight: 400;">Escritos 2</span></em><span style="font-weight: 400;">. Buenos Aires: Siglo XXI, 2005.</span></p> <p><span style="font-weight: 400;">Langer, M. (1971) “Psicoanálisis y/o revolución social.” En: </span><em><span style="font-weight: 400;">Cuestionamos</span></em><span style="font-weight: 400;">. Buenos Aires: Búsqueda, 1987.</span></p> <p style="text-align: justify;"><span style="font-weight: 400;">Murillo, M. (2019) <em>¿Qué es el acto analítico? Deseo y técnica en psicoanálisis</em>. Buenos Aires: Brueghel. &nbsp;</span></p> Manuel Murillo Derechos de autor 2020-07-01 2020-07-01 1 17 Conversando con Silvia Bentolila http://www.revistadiagnosis.org.ar/index.php/diagnosis/article/view/257 <div>HISTORIAS DE VIDA</div> <div>DRA. SILVIA BENTOLILA</div> <div>ENTREVISTADORAS :&nbsp;LIC.&nbsp;RUTH MELNISTZKY Y&nbsp;<span class="il">ADRIANA</span>&nbsp;<span class="il">BERSI</span></div> <div>&nbsp;</div> <p><a href="https://youtu.be/TXTgml5MxuQ" target="_blank" rel="noopener" data-saferedirecturl="https://www.google.com/url?q=https://youtu.be/TXTgml5MxuQ&amp;source=gmail&amp;ust=1594992206742000&amp;usg=AFQjCNGqMW71VtVfpWeM-mUwuup5R_UzpQ">https://youtu.be/<wbr>TXTgml5MxuQ</a></p> <p>&nbsp;</p> <p>&nbsp;</p> Ruth Graciela Melnistzky Adriana Bersi Derechos de autor 2020 Diagnosis 2020-06-12 2020-06-12 1 17 Calendario de congresos http://www.revistadiagnosis.org.ar/index.php/diagnosis/article/view/267 <div dir="ltr" style="text-align: justify;"><strong>Septiembre</strong></div> <div dir="ltr" style="text-align: justify;">1-4 18º Simposio Europeo sobre suicidio y comportamiento suicida, Roma, Italia. <a href="https://www.esssb18.eu/">https://www.esssb18.eu/</a></div> <div dir="ltr" style="text-align: justify;">Organiza la European Symposium on Suicide and Suicidal Behaviour (ESSSB).</div> <div dir="ltr" style="text-align: justify;">&nbsp;</div> <div dir="ltr" style="text-align: justify;">22-26&nbsp; Congreso Latinoamericano de Psicoanálisis "Fronteras" (FEPAL). Montevideo, Uruguay&nbsp; <a href="http://www.fepal.org/es/congreso-fepal-montevideo-2020/">http://www.fepal.org/es/congreso-fepal-montevideo-2020/</a></div> <div dir="ltr" style="text-align: justify;">&nbsp;</div> <div dir="ltr" style="text-align: justify;">30 - 3/10 XXXV Congreso APSA, "Psiquiatría y Salud Pública" Mar del Plata, Argentina.&nbsp; <a href="https://www.uncoma.edu.ar/index.php/evento/xxxv-congreso-argentino-de-psiquiatria-apsa-2020-psiquiatria-y-salud-publica/">https://www.uncoma.edu.ar/index.php/evento/xxxv-congreso-argentino-de-psiquiatria-apsa-2020-psiquiatria-y-salud-publica/</a></div> <div dir="ltr" style="text-align: justify;">&nbsp;</div> <div dir="ltr" style="text-align: justify;"><strong>Octubre</strong></div> <div dir="ltr"> <div dir="ltr" style="text-align: justify;">6-7 III Congreso Argentino de Salud Mental: "Salud pública y salud mental", Argentina. <a href="https://congresovirtualaasm2020.com/es">https://congresovirtualaasm2020.com/es</a></div> <div dir="ltr" style="text-align: justify;">Organizado por la Asociación Argentina de Salud Mental (AASM)</div> <div dir="ltr" style="text-align: justify;">&nbsp;</div> <div dir="ltr"> <div dir="ltr" style="text-align: justify;">9-10 XI Encuentros Nacionales en Psiquiatría. Conducta suicida, Sevilla, España. <a href="http://www.asepp.es/actividades/232/xi-encuentros-en-psiquiatria-conducta-suicida">http://www.asepp.es/actividades/232/xi-encuentros-en-psiquiatria-conducta-suicida</a></div> <div dir="ltr" style="text-align: justify;">Declarada de interés científico por la Sociedad Española de Psiquiatría, la Sociedad Española de Psiquiatría Biológica y la Sociedad Española de Conducta Suicida.</div> <div dir="ltr" style="text-align: justify;">&nbsp;</div> <div dir="ltr" style="text-align: justify;">28-30 XLVII Congreso Nacional de Psicología y 12 Congreso Iberoamericano de Psicología, Arteaga, Coahuila, México <a title="http://www.congresocneip.org/2020" href="http://www.congresocneip.org/2020">http://www.congresocneip.org/2020</a></div> <div dir="ltr" style="text-align: justify;">&nbsp;</div> <div dir="ltr"> <div dir="ltr" style="text-align: justify;">29-30 XXIII Congreso Nacional de Psiquiatría, Oviedo, España. <a href="http://www.congresonacionaldepsiquiatria.es/">http://www.congresonacionaldepsiquiatria.es/</a></div> <div dir="ltr" style="text-align: justify;">Organizado por Fundación Española de Psiquiatría y Salud Mental, la Sociedad Española de Psiquiatría y la Sociedad Española de Psiquiatría Biológica.</div> <div dir="ltr" style="text-align: justify;">&nbsp;</div> <div dir="ltr" style="text-align: justify;"><strong>Noviembre</strong></div> <div dir="ltr" style="text-align: justify;">5-7 Congreso de la Asociación Psiquiátrica de América Latina (APAL), Lima, Perú. <a href="http://www.apalweb.org/eventos2.php">http://www.apalweb.org/eventos2.php</a></div> <div dir="ltr" style="text-align: justify;">Organizado por: la Asociación Psiquiátrica de América Latina (APAL) y la Asociación Psiquiátrica Peruana (APP)&nbsp;</div> <div dir="ltr" style="text-align: justify;">&nbsp;</div> <div dir="ltr" style="text-align: justify;">10-12 Congreso en salud Mental Digital - II Congreso Iberoamericano en Ciberpsicología <a href="https://www.cibersalud.es/congreso-2020/" target="_blank" rel="noopener" data-saferedirecturl="https://www.google.com/url?q=https://www.cibersalud.es/congreso-2020/&amp;source=gmail&amp;ust=1594136936663000&amp;usg=AFQjCNHa5wi5i0mPC94Vpw4Tahp_8FqKHQ">https://www.cibersalud.<wbr>es/congreso-2020/</a></div> <div dir="ltr" style="text-align: justify;">&nbsp;</div> <div dir="ltr" style="text-align: justify;">14-15 Encuentro de Residentes y Especialistas Graduados La Habana, Cuba. <a href="http://apalweb.org/docs/II_encuentro.pdf">http://apalweb.org/docs/II_encuentro.pdf</a> <div dir="ltr" style="text-align: justify;">Organizado por Sociedad Cubana de Psiquiatría</div> <div dir="ltr" style="text-align: justify;">&nbsp;</div> </div> <div dir="ltr" style="text-align: justify;">25-27 XII Congreso Internacional de Investigación y Práctica Profesional en Psicología. Facultad de Psicología UBA, Buenos Aires, Argentina. <a href="http://ji.psi.uba.ar/" target="_blank" rel="noopener" data-saferedirecturl="https://www.google.com/url?q=http://ji.psi.uba.ar&amp;source=gmail&amp;ust=1594136936663000&amp;usg=AFQjCNE21A_lIPHEcXxnzb3ImKf9j5BtYA">http://ji.psi.uba.ar</a>&nbsp;&nbsp;</div> </div> </div> </div> FUNDACION PROSAM Derechos de autor 2020 Diagnosis 2020-07-06 2020-07-06 1 17 Editorial http://www.revistadiagnosis.org.ar/index.php/diagnosis/article/view/271 <p><span style="font-weight: 400;">La Fundación PROSAM, institución interdisciplinaria dedicada a la prevención, asistencia, docencia e investigación en Salud Mental, presenta la edición virtual correspondiente al primer semestre del año 2020 de la Revista Diagnosis N° 17. Nuestra publicación se propone difundir los desarrollos teóricos dentro de nuestro campo y aspira a ser un importante referente en las producciones vinculadas con el tema.</span></p> <p><span style="font-weight: 400;">Revista Diagnosis tiene como objetivo llegar a los diferentes espacios integrados por colegas del campo de la Salud Mental, de habla hispana y portuguesa, con el fin de difundir sus prácticas, escritos teóricos e investigaciones. Por lo tanto, invitamos a nuestros lectores a hacernos llegar sus producciones con el fin de incorporarlas a futuras ediciones virtuales e impresas.</span></p> <p><span style="font-weight: 400;">La pandemia por la que atraviesa prácticamente todo el planeta, confronta de un modo nunca visto a sus respectivas poblaciones a dar respuestas a las distintas situaciones de emergencia sanitaria que se van presentando. Impacta en la subjetividad generando vivencias de angustia, duelos, temores, incertidumbres, etc. Las certezas y proyectos individuales quedan postergados o inconclusos y dependen en gran medida de la buena respuesta y colaboración de la comunidad para que las afecciones por COVID 19 puedan ser controladas y tengan la menor cantidad de contagios y letalidad posible.</span></p> <p><span style="font-weight: 400;">Los profesionales del campo de la salud mental, como parte de la comunidad, estamos afectados y atravesados por esta situación y nos compete acompañar este impacto en la salud de la población. La posibilidad de instrumentar nuevos modos de atención, por ejemplo, sesiones on line, atención grupal remota de sectores afectados denominados esenciales –personal de salud, seguridad, entre otros– y la capacidad de flexibilizar nuestras estrategias de abordaje, utilizando la creatividad y generando nuevos instrumentos y miradas, sin perder de vista el contexto que rodea el sufrimiento psíquico de quien o quienes consultan o piden ayuda, es una manera de entender a la salud como una unidad indivisible y también un desafío en la integración de nuestras prácticas con lecturas y acciones interdisciplinarias.</span></p> <p><span style="font-weight: 400;">Maria Gabriela Sánchez Negrete y Viviana Mandich presentan su trabajo “Quejas Cognitivas: ¿Otra manifestación de Ansiedad y Depresión?”, en el que comparten los resultados de una investigación descriptivo-exploratoria en la cual indagan relaciones entre variables psicoafectivas –ansiedad y depresión– y variables neurocognitivas, en pacientes con quejas cognitivas subjetivas que refieren síntomas psicoafectivos.</span></p> <p><span style="font-weight: 400;">Manuel Murillo en su trabajo “Cuatro reflexiones sobre la transferencia psicoanalítica a partir de la pandemia”, reflexiona sobre la transferencia psicoanalítica en este contexto en cuatro direcciones: 1) la función subjetiva de las narraciones o relatos; 2) el objeto común en la transferencia; 3) la relación demanda-transferencia; y 4) el estar-con-otro de la transferencia.</span></p> <p><span style="font-weight: 400;">En la sección Novedades Bibliográficas:</span></p> <p><span style="font-weight: 400;">Gustavo Dessal comenta el libro Notas sobre la belleza y el exilio. Tiempos, fragmentos, lógicas de análisis, escrito por Andrea Cucagna de Carnevale y editado por Letra Viva.</span></p> <p><span style="font-weight: 400;">Lujan Iuale comenta el libro La escritura del nudo, de Tomasa San Miguel, Diana Algaze, Verónica Buchanan, Verónica Caamaño, Andrea Pirroni, Milagros Scokin y Guillermia Ulrich, editado por Brueghel.</span></p> <p><span style="font-weight: 400;">En nuestra sección “Historias de vida” presentamos una entrevista a la Dra. Silvia Bentolila, Médica-UBA, Especialista en Psiquiatría y Psicología Médica. Mg en Gestión de Servicios de Salud Mental. Exjefa del Servicio de Salud Mental del H.I.G.A.C. Mr. Diego Paroissien. Integrante del ERR OPS/OMS (Equipo Regional de Respuestas frente a Emergencias Sanitarias). Colaborador Temporero OPS/OMS. Fundadora y excoordinadora de la Red PROSAMIC (Red Provincial de Salud Mental en Incidente Crítico del Ministerio de Salud de la Provincia de Buenos Aires). Docente Universitaria en UBA, UCES, ISALUD. Directora de la Diplomatura “Prácticas de Salud Mental y apoyo psicosocial en Emergencias y Desastres”. Coordinadora de Programas PASMMe (Programa de Atención en Salud Mental al médico, Colegio de Médicos de la Provincia de Buenos Aires DIII y AMEC (Atención al médico en crisis). Quien nos habla del modo de afrontar situaciones de desastre cuidando la Salud Mental de la población, desarrollando apoyo psicosocial, reduciendo de este modo el riesgo y construyendo resiliencia en las poblaciones afectadas.</span></p> <p><span style="font-weight: 400;">La sección Congresos nos brinda información actualizada sobre las distintas actividades científicas que se llevarán a cabo durante este año con la modalidad on line.</span></p> Lic. Ruth Melnistzky Lic. Adriana Bersi Derechos de autor 2020-07-20 2020-07-20 1 17 Notas sobre la belleza y el exilio http://www.revistadiagnosis.org.ar/index.php/diagnosis/article/view/265 <p style="text-align: justify;">Comentario sobre:</p> <p style="text-align: justify;"><span style="font-weight: 400;"><em>Notas sobre la belleza y el exilio. Tiempos, fragmentos, lógicas de análisis. </em>Andrea Cucagna de Carnevale. Letra Viva, 2019.</span></p> <p style="text-align: justify;"><span style="font-weight: 400;">Es todo un desafío escribir un ensayo de psicoanálisis desde una perspectiva que no se sume a la serie constante de publicaciones. Los psicoanalistas cada vez producen más y mejor, de ello no hay duda, pero como sucede en todo ámbito de escritura se requiere un esfuerzo y una inspiración singular para transmitir un plus de invención y de poesía. Sin alienarse tampoco al imperativo de la novedad, al menos de vez en cuando es grato tropezar con una obra que causa un efecto de discontinuidad.</span></p> <p style="text-align: justify;"><span style="font-weight: 400;">No resulta sencillo comentar este nuevo libro de Andrea Cucagna. Es mucho más fácil entregarse a su lectura, dejarse llevar por la cadencia de su escritura, por la musicalidad de las pequeñas historias, por la belleza de unas letras que componen una obra singular, puesto que no es exactamente un ensayo, ni una ficción, ni un poema, y a la vez es todo eso junto, pero sabiamente escandido como para que el lector no olvide en ningún momento que la autora es una psicoanalista que practica el análisis, y que sus elaboraciones se sostienen en lo real analítico. Trenzar la clínica, la posición de analizante y analista, con el decir poético y la ficción es una tarea arriesgada, pero en este caso fecunda.</span></p> <p style="text-align: justify;"><span style="font-weight: 400;">Tampoco se trata de un conjunto de textos que pudieran calificarse como testimonios de pase, aunque es indudable que para la autora estos fragmentos articulados por la lógica analítica y la belleza de lo poético tienen un valor de pase. Al menos es así como yo los leo, como un testimonio que no ha sido validado por un cártel del pase, pero que aguarda el veredicto de cada lector, que sin duda será distinto para cada uno.&nbsp;</span></p> <p style="text-align: justify;"><span style="font-weight: 400;">La sublimación no es una salida ni deseable ni exitosa para todo analizante. Una razón para abandonar la idea –que alguna vez fue moda– de que la mejor manera de resolver un </span><em><span style="font-weight: 400;">impasse</span></em><span style="font-weight: 400;"> en el análisis de alguien era alentar en él o en ella la escritura. La escritura no es algo que se enseña ni se sugiere ni se estimula. Es algo que ciertos sujetos pueden practicar de tal manera que eso los rescata, los saca a la superficie, los redime de la caída. En el caso de Andrea, el psicoanálisis y la escritura conforman una trama en la que ella urde su propia experiencia del inconsciente, su práctica analítica, y un goce que se insinúa entre las líneas. El libro posee un orden de lectura, pero casi me atrevo a decir que –al estilo de </span><em><span style="font-weight: 400;">62 Modelo para armar</span></em><span style="font-weight: 400;"> de Cortázar– cada lector puede organizar su propio plan de lectura, que no tiene necesariamente que ser el que la autora nos propone, puesto que las piezas que componen la obra admiten secuencias diferentes, combinatorias que le dan al conjunto una virtud caleidoscópica.&nbsp;</span></p> <p style="text-align: justify;"><span style="font-weight: 400;">Fragmentos de la experiencia del propio análisis, lecturas, sueños, evocaciones de la historia edípica, diálogos imaginarios entre novelas, cartas escritas a destinatarios que no las leerán porque no llegarán nunca a ser enviadas, todo ello, de una manera verdaderamente inédita, que no admite acomodación en ningún género establecido, confluye finalmente para mostrar hasta qué punto el acto analítico, la acción concreta de una praxis clínica, se alimenta de un saber que muy poco o nada tiene que ver con el conocimiento de los textos, aunque tampoco se podría haber conquistado sin ellos.&nbsp;</span></p> <p style="text-align: justify;"><span style="font-weight: 400;">Curiosamente, para desembrollarse del síntoma, del propio, la autora se interna en la escritura como otra, adoptando un nombre ficticio que se convierte en el protagonista de lo que se escribe. Darse un nuevo nombre es el corolario de una lógica que se deduce del proceso del análisis: para escribir, así como para ejercer la función analítica, ella necesita “vaciarse” de sí misma, de allí que aquella que surge de esa alquimia reciba un nombre diferente, puesto que será en tanto otra, que la escucha analítica cambie para la Andrea su modo de dirigir una cura.&nbsp;</span></p> <p style="text-align: justify;"><span style="font-weight: 400;">En el libro no encontramos una abundancia de datos biográficos e históricos. Tan solo unas mínimas pinceladas que nos permiten hacernos una idea del contexto subjetivo de la autora, las coordenadas de algunos significantes fundamentales. Deducimos que la angustia y un duelo imposible fueron malestares que exigieron un análisis y un recorrido esforzado. Pero no sabremos mucho más sobre sus síntomas. Andrea ha puesto más empeño en mostrar cómo la intertextualidad es su modo de crear una salida, de tender un puente, de sortear un vacío. Una intertextualidad que todo el tiempo se nutre de la belleza, de lo estético, conceptos que la autora trabaja de un modo singular, sin el apoyo de referentes académicos, sino más bien sustentados en lo que va encontrando en el recorrido de su propio análisis. Los sueños ocupan un lugar privilegiado, algo que no le sucede a todo el mundo. Hay análisis cuya lógica se ordena fundamentalmente a partir de los sueños, mientras que en otros los sueños apenas ocupan un pequeño lugar en el trayecto de la cura. Para Andrea los sueños han sido acontecimientos claves, cuyo desciframiento nos entrega por momentos de un modo misterioso, sin prodigarse en explicaciones ni detallarnos la procedencia de la interpretación, que en algunos es dada por el propio analista. E</span><span style="font-weight: 400;">ste acento puesto en los sueños da el tono lírico del libro, es la vía regia a la escritura como sinthoma esencial.</span></p> <p style="text-align: justify;"><span style="font-weight: 400;">Todo es en este libro más sugerido que mostrado, entrevisto que exhibido. La experiencia analítica, la relación con lo literario y lo poético, las soluciones sintomáticas, algunos fragmentos de casos clínicos, se entregan como pinceladas, puesto que la caligrafía de la obra tiene tanto valor como su contenido.</span></p> <p style="text-align: justify;"><span style="font-weight: 400;">El libro se prolonga con una serie de entrevistas realizadas a Antoni Vicens, Miquel Bassols, Alexandre Stevens, Ana Lucía Lutterbach Holck, Aníbal Leserre, Paula Borsoi, Blanca Musachi, Liliana Avola, Gabriela Rost, Pablo de Cruz, Matías de Cruz. Yo mismo estoy también incluido en esa serie, respondiendo a la amable invitación de la autora. Esas entrevistas son en verdad las respuestas que cada uno de los nombres citados dan a tres preguntas que nuestra autora les formula. Las mismas tres preguntas para todos ellos, quienes habrán de interpretarlas conforme a lo que en cada sujeto resuena. Una pregunta sobre “los equilibrios inestables” que un análisis nos ayuda a conquistar; otra pregunta sobre el modo en que cada uno asume la vivencia del exilio y la distancia como división irreductible, y finalmente una pregunta sobre la belleza, centrada en la experiencia que de ella hacemos en el recorrido de un análisis.&nbsp;</span></p> <p style="text-align: justify;"><span style="font-weight: 400;">No es nada frecuente que en un número no muy extenso de páginas nos encontremos con tanto sobre lo que releer, reflexionar y buscar. El libro de Andrea Cucagna es una invitación a quien así lo lea, para proseguir una indagación sobre las formas en que la clínica, lo poético y la experiencia del inconsciente se encuentran sin fundirse ni confundirse. Se encuentran para dialogar en un tiempo finito pero sostenido.</span></p> Gustavo Dessal Derechos de autor 2020 Diagnosis 2020-06-25 2020-06-25 1 17 Reseña del libro La escritura del nudo http://www.revistadiagnosis.org.ar/index.php/diagnosis/article/view/261 <p style="text-align: justify;">Revisión del libro&nbsp;<em>La escritura del nudo<br></em>Tomasa San Miguel- Diana Algaze- Verónica Buchanan-Verónica Caamaño-Andrea Pirroni- Milagros Scokin-Guillermina Ulrich</p> <p style="text-align: justify;">Quiero agradecer en primer lugar la invitación a presentar el libro a través de esta reseña. Agradecer porque no es poca cosa afianzar el lazo, la trama, la trenza, entre quienes compartimos un modo de entender la clínica psicoanalítica como una clínica que no descuenta a los cuerpos del asunto.</p> <p style="text-align: justify;">No descontar a los cuerpos del asunto tiene todo su valor. No solo al cuerpo del que consulta, de ese que llega a nuestra puerta cargando algún sufrimiento, sino también el cuerpo que recibe, en el mejor de los casos, a ese otro cuerpo. Porque no siempre sucede, porque pasa de todo en ese umbral: a veces hay encuentros maravillosos, otras veces hay tropiezos, vacilaciones o francos desencuentros. En la clínica con niños, esa clínica tan intensa donde el “dale que” hace soporte a lo que allí acontece, es preciso abrir la puerta para ir a jugar. Esa puerta muchas veces está disponible y solo se atranca en algunos momentos; pero otras veces ocurre que el aparato del jugar no se encuentra disponible en un principio, que ha claudicado y requiere de un otro jugador para habilitarse. Puede incluso que haya que fundarlo en el dispositivo mismo para que la ficción sea una forma posible de tramitación de lo real insoportable.</p> <p style="text-align: justify;">El libro habla de eso: de la clínica, de los afectos, de los cuerpos. Es un libro vivo, trae el rumor de las voces que lo habitan, nos hace sospechar los gestos aun cuando no conozcamos personalmente a quienes lo conforman. En algún punto es un libro <em>proustiano </em>–si existe esa palabra– ya que cuando lo leía era un poco como estar ahí, en el lugar mismo donde se estaba tejiendo la trama. Rumor de las voces que no son intrusivas, voces que soportan la musicalidad de <em>lalengua</em>. Pensaba en esa materialidad que la escritura no ha logrado acallar, de modo tal que la escritura no se ha vuelto letra muerta ni el texto, texto sagrado. Su lectura da ganas de interrogarlo, ponerlo a trabajar, tensionarlo. Hacer del texto un elogio a la profanación para hacer de la clínica algo vivo, un nuevo relanzar que vaya en contra de cualquier dogma que como neuróticos queramos sostener. El texto tiene en ese punto mucho de herejía.</p> <p style="text-align: justify;">Me encontré entonces con un equipo de analistas que comparten investigación, formación, transferencias y pareciera que también comparten la vida. O al menos eso se sospecha en el hilo rojo que recorre los textos. Analistas que no dudan en poner al trabajo los contratiempos de su quehacer y sus apuestas.&nbsp;</p> <p style="text-align: justify;">Lacan estaba preocupado por varias cuestiones: le preocupaba la formación de los analistas, le preocupaba que su decir no tuviera ninguna resonancia en tanto nadie lo cuestionaba, le preocupaba saber cómo era posible que el significante se precipitara en letra. Todos esos temas atraviesan, a mi entender, el libro. En el prólogo, Valeria Defranchi recoge una intervención de Tomasa San Miguel en el contexto del curso que dio luego origen al libro: “¿Por qué formalizamos pobre lo que hacemos?” (p.11), se pregunta. ¿Por qué nos quedamos queriendo hacer encajar nuestra clínica con lo que se hace en otros contextos sociopolíticos e históricos, me pregunto yo? Y así vamos resonando en la escritura-lectura de otro nudo necesario: el de que se constituye con analistas enlazados a partir de un contexto y un quehacer que no es el de otros.</p> <p style="text-align: justify;">El libro propone además una serie de afirmaciones que dan cuenta de la posición ética que orienta a quienes escriben. Siguiendo a Michel Serres – quien escribió entre tantas cosas lindas, un libro precioso titulado <em>Variaciones sobre el cuerpo</em>– voy a proponer algunas de las afirmaciones que podemos hallar en el libro como “variaciones”, porque creo que se trata de eso, de movimientos frente a un modo de entender la clínica que suele presentarse estanco.&nbsp;</p> <p style="text-align: justify;"><em>Primera variación: En la infancia la estructura se está escribiendo</em></p> <p style="text-align: justify;">Hay algo que insiste. En distintos tramos del libro se acentúa el valor de conjunto abierto que porta la infancia y no solo ella, sino la estructura. La infancia es para las autoras el momento en que la trenza se está armando. Operación de tejido constitutivo que no puede llevarse a cabo sin un Otro. Tiempo de apuesta a que el niño pueda armar su nudo, nudo que haga de soporte a su condición de <em>serhablante</em>. Retoman la afirmación de Lacan del <em>Seminario 21</em>, donde él plantea que el niño precisa que “su nudo se haga bien.” (Lacan, 1973-74) El encuentro con el otro de los primeros cuidados deja trazas, al decir de Lacan, detritos que quedan tras la impronta del encuentro traumático con <em>lalengua</em>. Cuerpo afectado en forma primera –signos perceptivos– que deben borrarse/leerse para que advenga el inconsciente cifrador de goce. Que un niño no es un adulto parece una verdad de Perogrullo. Por otro lado, está claro que el niño existe, la existencia del adulto no está tan clara. ¿A quién recibimos cuando alguien llega a consulta aun cuando se presente como un adulto? Incluso en esas coordenadas, ¿ya está todo jugado? La cosa no sería tan grave si al menos los niños quedaran a resguardo de ciertos prejuicios clínicos que hacen del trastorno, síndrome o estructura, un destino funesto. Cuando además se lee la clínica de la infancia y la adolescencia con los parámetros de la llamada clínica de adultos, nos enfrentamos a todo tipo de extravíos. Entonces, esa condición propia de lo infantil, eso abierto a la experiencia y a la sorpresa tan afín a la infancia, suele quedar opacado por algunas lecturas dentro de la orientación lacaniana misma, que tienden a leer lo que no hay. Lejos de leer los tiempos del sujeto, sus demoras, sus contingencias, apuntan a una lectura estructuralista en términos binarios: hay o no hay. No es el caso de este libro. Este libro va en la vía opuesta: hay y no hay al mismo tiempo y entonces hay que inventar. No nos damos cuenta de cómo ciertos axiomas condicionan nuestras prácticas. Pensar que los tiempos de la infancia son ocasión, que los tiempos del sujeto no vencen aunque no dé lo mismo cuando se producen ciertas operaciones, o si se producen o no se producen; introduce esa dimensión azarosa de lo contingente. El niño construye su nudo y&nbsp; enlaza así palabra, goce y cuerpo. El niño teje y se entreteje en la trama del Otro, se enreda también en esa trama, se embrolla. El analista está allí para propiciar otro armado de la trama o que la trama sea posible: tramar porque el lugar no es de abismo insondable, sino de agujero cuyos bordes están hechos de malentendidos.</p> <p style="text-align: justify;"><em>Segunda variación: La estructura se escribe en la transferencia</em></p> <p style="text-align: justify;">&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp; Otra de las cuestiones que quiero destacar es el valor conferido a la transferencia. Sabemos que es un punto nodal del dispositivo analítico, pero me parece que conlleva un plus, pensarla como superficie de escritura. Entonces, recordaba la configuración de territorio que la transferencia siempre tuvo para Freud: territorio entre la enfermedad y la vida. Entre el sufrimiento y un modo de arreglárselas mejor con eso que nos hace padecer. La transferencia entonces, como un Otro cuerpo –si ustedes quieren– donde habitar transitoriamente. Un cuerpo que aloje la transición por la otredad, que haga de red para no caer cuando vacilen las identificaciones, que aloje frente a los desamparos. La transferencia en la cual analizante y analista están implicados. Ese “entre” que hace que estemos en el mismo barco, que nos fuerza en el mejor de los sentidos a remar un poco juntos –a jugar un poco juntos también– para no hundirnos en la desolación. Las autoras dicen: “en la transferencia se escribe la estructura” y de ello se espera “que algo pueda escribirse de otro modo dentro de lo posible que habilita ese encuentro”. Ninguna posición clínica será vanagloriada, ningún descargo o justificación a las vacilaciones que todos podemos tener. Habrá que vérselas ahí, como decían en mi barrio, porque “en la cancha se ven los pingos”.</p> <p style="text-align: justify;"><em>Tercera variación: El analista opera por una intuición corporal</em></p> <p style="text-align: justify;">&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp; Las van a quemar por herejes, pensé mientras leía. Pero cuánto de cierto hay en esa afectación de cuerpo, en eso que como dice Tomasa San Miguel se nos queda incrustado. A veces alguien dice algo y nos vamos con eso hincado y es, precisamente el modo en que eso se ha agarrado, lo que nos orienta respecto a cuánto pesa para ese sujeto. Ni qué decir cuando nos encontramos “sopesando” la angustia de quien nos consulta. ¿Acaso hay un modo no corporal de sopesar la angustia? Esa angustia que incluso Lacan nombra casi como litoraleña: ¿es del paciente o del analista cuando la sopesa? Banda de moebius, adentro y afuera, en una continuidad por momentos, vertiginosa. Pensaba si esa intuición corporal no es ni más ni menos que el deseo del analista. Cuando Lacan retoma el tema de la contratransferencia en el <em>Seminario 8</em>, rompe con la idea de un analista no afectado o cuya afectación solo respondería a los puntos ciegos. Dice: cuanto más analizado el analista más afectado, solo que en la afectación debe leerse la equivocidad. Esa afectación que los postfreudianos llamaron contratransferencia, Lacan la llama residuo de la transferencia y propone el deseo del analista como operador que permite salir del atolladero. No hay deseo sin cuerpo, el deseo es un acontecimiento de cuerpo que se inscribe en el advenimiento de un sujeto. Entonces, el propio análisis opera esa mutación que habilita a ofrecer otro lugar, uno diferente de las coyunturas primeras a las que alguien advino. El analista y un decir que apuesta a leer de otro modo para equivocar la ortografía, y por esa vía Lacan apuesta a tocar lo escrito.</p> <p style="text-align: justify;"><em>Cuarta variación: No todo está escrito</em></p> <p style="text-align: justify;">&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp; La propuesta del libro es la de un anudamiento en transferencia, trenzado que no descuenta los cuerpos en juego. Entre lo ofrecido y lo que se elige hay un pequeño margen de libertad que señala que no todo está jugado. Primero la voz y la mirada del otro de los primeros cuidados, las trazas como saldo de ese encuentro, la borradura que es lectura de la traza y el advenimiento del sujeto sabiéndose una forma de objeto para el Otro, objeto que en el mejor de los casos estará operando como causa de un deseo. Hay algo que los niños saben corporalmente –lo decían Fukelman, Lacan y Silvia Ponce–. Saben quién los quiere, quién los rechaza, quién los soporta en todos sus sentidos. Leen también qué se vuelve insoportable para esos otros que han de alojarlos y por eso ponen a prueba su lugar en la estructura. La borradura de la traza fija goce, al tiempo que instaura una pérdida. Fijación que no debe entenderse como destino.</p> <p style="text-align: justify;">Hacia el final de su enseñanza Lacan propone que es posible, como efecto de un análisis, que surja un significante nuevo. También en el <em>Seminario 11</em> hablaba de un nuevo amor y como ya dije en el <em>Seminario 8</em>, situaba el advenimiento del deseo del analista. Si la estructura es abierta, si la relación entre los elementos es de vecindad y no de cadena, ¿cómo no pensar que en la infancia es posible ofrecer otros significantes menos mortificantes? Por supuesto que no basta con eso, con ofertar, pero sin eso no hay movimiento posible. Un cuento de Cortázar es traído por una de las autoras, cuento que opera como analogía de los tiempos de constitución del sujeto: agujero, superficie, borde, afuera del Otro materno resuenan en la lectura que la autora hace del cuento. Me llevó a otro texto literario: <em>Metáfisica de los tubos</em> de Amélie Nothomb. Allí también el texto comienza: “En el principio no había nada. Y esa nada no estaba ni vacía ni era indefinida: se bastaba sola a sí misma. Y Dios vio que aquello era bueno. Por nada del mundo se le habría ocurrido crear algo. La nada era más que suficiente: lo colmaba” (Nothomb, 2001). Un Dios que no tenía mirada, solo deglutía y execraba, de allí el surgimiento de una metafísica de los tubos. Y luego una niña que se limita a no ser más que eso: un tubo. Y sigue:</p> <p style="text-align: justify;">“Los padres del tubo estaban preocupados. Consultaron a los médicos para que analizaran el caso de aquel segmento de materia que parecía carecer de vida.</p> <p style="text-align: justify;">Los médicos lo manipularon, dieron unos golpecitos sobre algunas de sus articulaciones para comprobar si poseía mecanismos reflejos y constataron que carecía de ellos. Los ojos del tubo no pestañearon cuando los practicantes los examinaron con una lámpara:</p> <p style="text-align: justify;">—Esta criatura no llora nunca, no se mueve jamás. No emite sonido alguno —dijeron sus padres.”</p> <p style="text-align: justify;">Los médicos diagnosticaron una «apatía patológica», sin reparar en que se trataba de una contradicción en los términos.</p> <p style="text-align: justify;">—Su bebé es un vegetal. Es muy preocupante.</p> <p style="text-align: justify;">Los padres se sintieron aliviados por lo que consideraron una buena noticia. Un vegetal era vida.</p> <p style="text-align: justify;">—Hay que hospitalizarlo —decretaron los doctores.</p> <p style="text-align: justify;">Los padres ignoraron aquella orden tajante. Tenían ya dos hijos que pertenecían a la especie humana: no les parecía inaceptable tener, además, progenitura vegetal. Incluso les producía cierta ternura.</p> <p style="text-align: justify;">Le llamaron cariñosamente «La Planta». (Nothomb, 2001)</p> <p style="text-align: justify;">Una niña que podía dejarse morir, que no dirigía ningún llamado, que no hablaba. Un cuerpo al que nada parece afectar. Impresiona seguir la lectura. Incluso dice: “La mirada es una elección” y la “única mala elección es la ausencia de elección”.&nbsp; Pero eso no pasa sin la apuesta, sin la mano tendida de un Otro. En este caso la abuela que tiende un chocolate y allí donde la necesidad queda “cortocircuitada”, surgirá el placer voluptuoso sin el cual el cuerpo no se vivifica. Entre el silencio y el primer armado del circuito pulsional, el grito. Para que algo se empiece a armar, para no reventar o no desfallecer, para consistir como cuerpo. Es preciso entonces, una invención primera enlazada a un otro y una re-invención del lugar configurada con otros equívocos.</p> <p style="text-align: justify;">El analista presta voz, cuerpo, mirada para que la trenza se arme de otro modo.</p> <p style="text-align: justify;"><em>Quinta variación: La sexuación es el modo en que los cuerpos están afectados por lo imposible</em></p> <p style="text-align: justify;">Efectivamente, lo imposible afecta los cuerpos. Pedazos de real dirá Lacan, que signan el campo de lo humano. Lo imposible de escribir es uno de los modos en que lo real hace su entrada como diferente a lo simbólico y lo imaginario, ex -sistencia de una letra que escriba la relación sexual, quedando como marca de inscripción posible la discordia de los sexos. En la infancia, en esa trenza que se va tejiendo, una primera vuelta de la posición sexuada se pondrá en juego, aunque no habrá de concluir allí su trama. Requiere del segundo tiempo, del pasaje por la travesía puberal, para que la condición de goce se anude a la práctica masturbatoria. Sin embargo, la época empuja cada vez más a la anulación de los tiempos y la exigencia de adquirir un nombre que no deje nada en suspenso,&nbsp; a la espera, o abierto a la contingencia. No apresurar el tejido, no dejarlo tampoco suelto será parte del trabajo en análisis. Leer la sexuación en la infancia con las coordenadas del deseo del Otro hace a nuestra función. Entonces género-sexualidad-sexuación, son términos que tendremos que poner a trabajar, pero me parece crucial este punto que el texto destaca: la lógica de la sexuación –en tanto atañe a lo escrito– introduce lo imposible. Un imposible además que afecta a los cuerpos.</p> <p style="text-align: justify;"><em>Para concluir</em></p> <p style="text-align: justify;">Quiero terminar el comentario con un breve párrafo del libro de Anne Dufourmantelle, <em>En caso de amor,</em> y dice así:</p> <p style="text-align: justify;">“En este raro oficio de analista, nunca sabemos muy bien lo que pasa, somos dos alpinistas encordados con los ojos fijados en la próxima cornisa, cuidándonos del viento, las caídas de nieve, la temperatura. Atados a cosas finalmente precisas (el movimiento de una muñeca, el desplazamiento del cuerpo algunos centímetros, el balanceo de una cadera sobre la otra, la vigilancia del campo visual a cada instante), nos aventuramos sobre esas paredes áridas a riesgo de no descubrir nada. Todo está al descubierto. Los sueños son casi, yo diría, el único rastro. Todo el resto fue borrado. No pasó nada. El sufrimiento deviene vergüenza, el niño que se ha sido querría poder olvidar todo y vivir como los otros (lo que él cree al menos de la vida de los otros), querría poder olvidar los gritos, alejar las amenazas, las órdenes absurdas, las humillaciones. Esos territorios psíquicos donde todo fue devastado, pero con tal delicadeza que no quedan más que esbozos de sentido, carnadas de sirenas, no reciben a ningún visitante, ni siquiera a los viajeros. Es necesario arriesgarse de a dos, por lo menos dos, para no volverse loco.” (p. 125)</p> <p style="text-align: justify;">&nbsp;</p> <p style="text-align: justify;"><strong>Bibliografía</strong></p> <p style="text-align: justify;">Dufourmantelle, A. (2018) <em>En caso de amor. Psicopatología de la vida amorosa</em>. Buenos Aires: Nocturna editora.</p> <p style="text-align: justify;">Lacan, J. (1960-61) Clase XXIII. Crítica a la contratransferencia. <em>El Seminario 8. La transferencia</em> [2008]. Buenos Aires: Paidós.</p> <p style="text-align: justify;">Lacan, J. (1999) <em>El Seminario 11. Los cuatro conceptos fundamentales del psicoanálisis. </em>[1964] Buenos Aires: Paidós.</p> <p style="text-align: justify;">Lacan, J. (1973-74) Clase del 4 de diciembre de 1973. <em>El Seminario 21. Los no incautos yerran o los nombres del padre</em>. Inédito.</p> <p style="text-align: justify;">Nothomb, A. (2001) <em>Metafísica de los tubos</em>. Barcelona: Anagrama.</p> <p style="text-align: justify;">San Miguel, T. &amp; Algaze, D. –Buchanan, V. –Caamaño, V. –Pirroni, A.- Scokin, M. –Ulrich, G. (2019). <em>La escritura del nudo</em>. Buenos Aires: Brueghel.&nbsp;</p> <p>Serres, M. (2011) <em>Variaciones sobre el cuerpo</em>. España: Fondo de Cultura Económica.</p> <p>&nbsp;</p> Lujan Iuale Derechos de autor 2020-07-01 2020-07-01 1 17